• info[at]asiathemes[dot]com
  • (2)245 23 68

Culo negro fraternidad

Luella Swigert   / 28/06/2018

culo negro fraternidad

Oye, me tomas el pelo del culo. Dis moi la vérité. Tu sais que la compagnie Tasco est à un poil de cul d'aller s'installer à Norfolk. Parce que tu n'as pas encore de poils au cul. Te sale pelo en el culo. Ça donne du poil au cul. No quiero oír nada sobre el pelo de tu culo negro. Je ne veux pas entendre parler de la chevelure de ton cul noir. La seule raison pour laquelle tu es à la tête de la fraternité El pelo les tapaba el culo. Elles avaient les cheveux jusqu'à la raie du cul No he tengo que volver a bajar a la tienda antes las feministas de pelo en el culo destruir el lugar.

Maintenant, je dois retourner à la boutique avant que c'est poilues de féministes détruisent l'endroit. Je t'ai dit ce qui t'arriverais si tu mentais. No tiene ni un pelo en el culo. J'avais raison, elle se rase la chatte. Sí, amigo, este lugar no llega ni al pelo de mi culo.

Eso me pasa por mi flojera, por acercarme a la tralla Recuerda lo que te pasó los otros días Eso no va a repetirse. Una cosa es con flauta y otra con violín. Discutiendo con otro personaje imaginario. Saca una armónica, la limpia. Improvisa una melodía en la armónica, imitando el acento de un malevo. Le tocaré un tango, la tristeza del arrabal y la melancolía que se desprende del bandoneón por una calleja Hace ratón y queso Ensayando su voz de barítono y bajo. De buenas a primeras me sale un jipío de marca mayor Perdido el encadenamiento lógico de su discurso.

Usted me arma un barullo, solo de verlo. Yo iba en una piragua, remando Déjese de ese estira y encoge de que si esto, de que si lo otro Sigue improvisando con la armónica un son, baila. Le estoy creando un ambiente de película En el cuadrado de la circunferencia, en el principio del principio, se prepara la posibilidad de los siete círculos En busca de un espejismo se revela la fuerza Caminando por el buen trillo, decía mi abuelo que en paz descanse Enérgico y aparentemente sincero.

Uno aprende y no se dispersa. Le muestra la suela de los zapatos. Es terrible saber, terrible. Abate al corazón y se ahoga de agobio. Exaltado, en un trance. El demonio ignora la creación de la luz, lo ventea el libro. Le aseguro, por mi madre santísima Me viene a la mente, no sé por qué Desaparece de mi vista. Infinidad de cositas que hay que tenerlas bien claras. Por ejemplo, es probable que se precipite, que se Mas la desconfianza me luce evidente. Se oyen voces, y alguna guitarra.

Porque yo por pillar al vuelo eso que usted dice le daría la ropa que llevo puesta Andaría como Dios me trajo al mundo El hambre y la necesidad son hermanas gemelas, señor, créame.

O tal vez, no, no. O tal vez, sí. Pronto se me entrecruzan los cables. El globo terrestre al garete Por momentos habla con personajes invisibles; sin proponérselo crea una tensión, un patetismo inesperado.

La otra noche me encontré, con quién, con quién Hacía un calor del carajo y yo me contentaba en el forrajeo y en un disparadero, cavila que te cavila, en mi mahomía, cómo podré resolver, cómo, porque durante una semana comer, lo que llamamos en mi pueblo comer, nananina Estaba limpiecito y perfumado, buscando carne fresca.

Cuando se le antoje, estoy a su servicio. Se quita la camisa y queda en camiseta. Y volviendo a mi tema Cogí un sube que empecé a endilgarle unos batacazos Acosado de cosas que se me embarullan y que no acabo de explicarme, que Lo observa de refilón, tanteando su reacción. Las maracas se dejan oír a intervalos y una flauta china. Mientras vivimos, ésta es mi teoría, mejor el amor que uno necesita aprender a conocerlo Me acepta y luego me tira como un hollejo.

El tiburón de la trova, el benedictino que trae las muletas del diablo y las esconde Cuando usted la pinta, es a navajazo, a tiro limpio en las calles. Ésa es la dificultad que tengo. Eso me pasa a mí también. En mi pellejo, en tu pellejo. Esta historia, nuestra historia. Con dificultad se pone en pie, da unos pasos, imita a un prestidigitador. Una carpa del circo. Yo también estuve en las bambalinas, amigo mío. Se acerca a una mesa de tablas baratas y cartones donde se encuentran varios instrumentos.

Toca con una cuchara las botellas, improvisando, luego al jarro, a las botellas con el jarro, al jarro con un sartén y con unos cencerros, armando una cacofonía no exenta de gracia. Destoletados, destoletando, astrólogos, matarifes, vende patrias, filisteos, asesinos, los chulos de la garitas revueltos con las beneméritas procreadoras Mi abuelo hablaba igualito. Se le acerca, con intención. Óigalas, es un concierto.

Seré su sargento político, su secretario, su hombre de confianza, su guarda espaldas Me duelen los huesos.

Con buenas intenciones se construyó el infierno. Usted, por su lado, yo por el mío. Ni con Dios ni con el diablo Tendré que denunciarla por chivata. Y usted me perturba, y llamaré ahora mismo a la policía. Un pueblo y la ventolera agitando el polvo en una gigantesca plazoleta. Se pasea por el escenario, buscando un apoyo. Yo no soy de aquí. Es la primera vez que vengo.

Por mi vieja lo juro que una Estación de Policía Oiga, con la debilidad que me mata y un resistero del diablo, en descampado, por esta zona, sin ninguna sombrita Lo afirmo como que existe el cielo. Moviendo la cabeza, queda como en el vacío. Y apareció el viejito Se oyen tambores lejanos y maracas. Se para en seco. Recójase al buen vivir.

De inmediato cambia de tono. A mí sin comerlo ni beberlo a cajas destempladas me metieron de cabeza en el vivac Sonríe como si hubiera cometido una infracción. Usted y yo la hemos pasado negras. Qué pinta este tipo. La gente se burla de ella y hasta le han encasquetado un apodo. Fea, fea, fea, tan fea que llega al tope de fea, la muy condenada.

Yo, qué caray, le agradezco el pedazo de pan con timba que me regaló Desconociendo qué es lo que plantea. No te fíes de ella. El pan con timba de anteayer, una delicia.

Si nada malo ha hecho. Ya me tiene hasta la coronilla con tanto sigilo Vuelan algunas en rachas de hojas y pétalos. Imitando la voz del lobo. Me toma el pelo de lo lindo. Yo creía que abusaba de su generosidad y veo Con esto me basta.

Usted, como mi tío Ruperto, pregona que el hombre es un asco, y si podía romperme el culo, me lo rompía, que encaprichado estaba. A mí que estoy en el erizo me lleva a paso de conga. Porque a mí, mi hermano se me forma un hueco en la barriga Y esto resolverlo, difícil Paso por una vidriera y veo una panetela borracha y al doblar una esquina en pantalla completa exhiben el anuncio de un plato de frijoles negros Morir no me importa, mejor que vivir en la miseria.

Muriendo, se elimina la penuria Asimismo decía mi madre. Hay los de arriba y los de abajo Ésa la goza en grande. Permanece sumergido en alguna evocación. Cuquita, vieja puta, te vas a dar una vueltecita. Por el momento, por el momento el negocio rinde una mirringa.

Antes, cuando las vacas gordas, nadabas en oro. Aretes, pulseras, oro, mucho oro. Con sus faldones amarillos y azules, mejor guarabeados Y el carnicero me tiró las piltrafas del perro El demonio de que habla el libro. Me perseguía y yo le huía como a la peste. Mi primo Juvencio que la conoció en Batabanó me dijo que le dijeron, a mí no me lo creas, que era verídico que vino de Haití a los diez años, atada con grilletes, entre una tonga de delincuentes, y la metieron en una tronera a cal y canto, y mira lo astuta que es que luego se fue con un chino De vez en vez siento que me desvanezco, que me evaporo, que soy alguien que no conozco, que probablemente sea mi enemigo.

No me diga que sí, porque lo degüello. Por las mañanas se levantaba a la salida del sol. Acorde de la armónica. Murió, ya se lo dije.

Mierda, repito lo mismo. Sin embargo de santa no tenía un pelo, porque me metió de a timbales en la estación de policía al descubrir que yo guardaba una ñinguita de hierba debajo de la colchoneta. Un incendio y asesinaron a un viejo. Lo observa extraviado en su confesión, lo agarra por los hombros. En un tris me falló el chucho, Lo suelta, se precipita hacia el proscenio.

Entonces un borrico entró en el cuarto donde la tendieron, se me acercó y me sopló bajitico que no, que no podía ser, y yo dije que sí, y a eso intervino mi tío y le cuchicheó que me dejara, que no sabía lo que estaba diciendo y que yo no pintaba ni resolvía, y me disparó un gaznatón, y en aquel minuto, compadre, me subió un eructo de fuego, lo sujeté por el gaznate y si me dejan, me lo como vivo.

Peor fue después, al declararse el fuego en la funeraria Feotas, en confianza le repito, feotas. Desconcertado, se sienta en escalón. Hojea el libraco carcomido. Éste no se mueve, expectante. Cabecea o lo parece. Las gafas ruedan por el suelo. Repite la operación de ponérselas. Enseguida hojea el libro y pronuncia palabras ininteligibles. Se levanta, se mueve alrededor de un círculo imaginario. Se acerca y acuclilla.

En un tono suave y cruel. Sonríe como un niño. Pasarme por un angelito sería el colmo Soy un guacarnaco, de la cabeza a la punta de los pies, pero la necesidad me sobrepasa, usted comprende Hago lo que quiera y resuélvame. A nadie le diré ni ji. Estamos hablando entre hombres. Por la vieja, le juro. Por los santos que cubren los cielos y los espantos. La necesidad obliga, monina.

No vas a entender. No pronuncia la palabra, juega al inocente. Muéstreme entonces, señor Nostradamus. Teatral y burlón, mientras mueve a veces las cartas. Soy igualito que un pitirre. O una cotorrita del Pinar. Saltando acuclillado por el escenario. Dígame, como usted sabe tanto. Burlón, con gestos afectados. Que así relajeaban en mi pueblo al cronista social afirmando que era una enciclopedia viviente.

Je parie qu'il a les poils plus gras que la chatte de joffrey. Larga tarea me pones. Eso no va a repetirse. Soy igualito que un pitirre. J'avais raison, elle se rase la chatte. Una conferencia que haría sensación, estoy convencido Ésa la goza en grande.

Culo negro fraternidad

fraternidad de los banqueros internacionales que un culonegro puede firmar Pídele que mueva su culo negro antes de que esos idiotas me metan una bala. El Parque de la Fraternidad, La Habana, Unión, Colección Teatro, El VIEJO viste un traje negro con una capa escocesa, deshilachada y sucia. .. como mi tío Ruperto, pregona que el hombre es un asco, y si podía romperme el culo. 26 Mar Una zorra negra, guapa y con muchas curvas exhibe su cuerpo Mira cómo perrea y hace rebotar su gran culo delante de la cámara en.

Viejas prosti videos escorts colombianas

Casero putas en habich

@ 2017 Esol Theme powered by WordPress Developed by ASIATHEMES